Pautas para desarrollar la conciencia fonológica

conciencia fonologica.png
 
 

¿Recuerda esa época del kínder en que lo pusieron a aplaudir repitiendo las sílabas?

Seguramente usted pensó que era solo un juego más, pero usted estaba desarrollando una de las habilidades más importantes de la lectura: la conciencia fonológica. Esta habilidad permite tomar conciencia de que el lenguaje está formado por cadenas de segmentos llamados palabras, sílabas y sonidos.

conciencia.jpg

De acuerdo al esquema anterior, la siguiente es una propuesta de actividades que estimula en  los niños en el desarrollo de la conciencia fonológica, en su lengua materna.

De los 3 a los 4 años 

·       Descubrir la palabra falsa. Vamos a leer una serie de frases y les diremos al niño que hay una palabra equivocada que se ha colado en la frase y  van a tener que descubrirla. Ejemplo: “Hoy fuimos al parque maleta“, “Mi mamá tomó carro jugo”.

·       Escuchar los sonidos de la calle.  Le pedimos al niño que escuche en silencio el ruido que hay en ese momento, luego le preguntamos qué sonidos escuchó. Aprovechamos para comentar cómo los sonidos nos informan de lo que sucede a nuestro alrededor.

·       Segmentar con palmadas frases de dos palabras. Le decimos una frase con dos palabras, por ejemplo, “Carlos come”. Luego preguntamos ¿cómo se llama el niño? R/: Carlos (acompañando la palabra con una palmada), y ¿qué hace Carlos? R/: come (acompañando la palabra con una palmada). Digamos la frase entera “Carlos come” (marcando cada palabra con una frase). Posteriormente se pregunta ¿cuántas palmadas dimos? R/: dos. “Tiene dos palabras”.  Podemos usar los nombres de los miembros de la familia y diferentes acciones: duerme, lee, juega, baila, trabaja, etc.

carlos.jpg

De los 4 a los 5 años

·       Dividir en sílabas. Decimos una palabra, le indicamos que vamos a dividirla en partes usando las palmas, por ejemplo, “caballo”, la dividimos ca-ba-llo, luego preguntamos ¿cuántas palmadas dimos? R/: 3. Caballo tiene tres sílabas/partes.

caballo.jpg

·       Discriminar palabras largas y cortas (contar sílabas). Repitiendo la actividad anterior podemos jugar a decir cuál palabra tiene más sílabas, o sea, cuál es más larga.

·       Aislar y manipular sílabas iniciales y finales. Siguiendo la misma actividad podemos jugar a decir con cual  parte o sílaba comienza o termina, y así buscar palabras que comiencen o terminen con esa sílaba, por ejemplo, caballo – cara; caballo – cabello.

·       Juego “Veo, veo”. Se realiza el juego utilizando la frase “Veo veo algo que inicia con… “ma” R/: mano. “Veo veo algo que termina con  “sa” R/: mesa.

·       Cazadores de rimas.  Encontrar palabras que terminen igual o sea que riman, por ejemplo piña – niña.  Vamos a buscar una palabra que rime con  mora…/señora.

 

 

De los 5 a los 6 años

·       Aislar y pronunciar todos los sonidos en palabras de dos, tres y cuatro sonidos.  Por ejemplo, “dime cuales sonidos forman la palabra sol” / s-o-l.

sol.jpg

·       Manipular (suprimir, añadir, sustituir) sonidos iniciales y finales de palabras de tres o cuatro fonemas. Por ejemplo: “¿Qué palabra resulta si a balón le sacamos la b?” R/: Alón; “¿Qué palabra resulta si a la palabra casa les añadimos una a?” R/: Acasa; “¿Qué palabra resulta si a la palabra p de pan la cambiamos por una t? R/: Tan.

·       Juego “Veo, veo”. Se realiza el juego utilizando la frase “Veo veo algo que inicia con… “P” R/: pan. 

 

La estimulación de la conciencia fonológica es muy importante pues se está construyendo la base para el proceso de lecto-escritura.  Estas actividades deben ser guiadas y ordenadas, formar parte de las rutinas de juego y no se recomienda más de 15 minutos de práctica al día.

 

 

Licda. Marianela Romero Blanco

Terapeuta de Lenguaje