¡No quiero ir a la escuela!

image1.jpeg
 
 

Una frase que muchos padres habrán escuchado...

...en repetidas ocasiones, principalmente al iniciar lecciones, regresar de vacaciones de medio año o en los últimos meses del año escolar, cuando los niños se sienten cansados. 

Algunos niños pueden negarse por completo a salir de la casa, por lo que  buscarán utilizar todas las estrategias disponibles, como llorar o hacer una pataleta, con tal de disuadir a sus padres para quedarse. Otros pueden incluso referirse “enfermos”, con dolores de garganta, cabeza o estómago. Esta “enfermedad” suele mejorar al quedarse en casa y en ocasiones vuelve a presentarse a la mañana siguiente. 

Las causas de esta situación pueden ser diversas, dentro de las que se mencionan:

  • Cansancio, posterior a un período de descanso insuficiente.
  • Para evadir la entrega de trabajo,  proyectos o la realización de exámenes. 
  • Por el deseo de quedarse en casa con mamá, papá o algún encargado. Esto principalmente después de un período en el que el niño ha estado en casa en compañía de sus familiares, por ejemplo, después de las vacaciones o de una breve enfermedad. Durante los años de preescolar es usual que se dé esta situación, en la que los niños consideran el regreso a la escuela como una separación definitiva de sus padres.
  • Al presentarse diferencias con los compañeros o en la adaptación social; por ejemplo al incorporarse por primera vez, para evadir dificultades con sus pares o al sufrir presión social.
  • Al vivenciar dificultades personales tales como cambios en la dinámica de la casa o escuela, depresión, ansiedad, duelo, situaciones de divorcio.

Cualquiera que sea la causa, es importante no desestimarla, interviniendo de forma asertiva y oportuna, promoviendo una vivencia escolar plena y satisfactoria para todos. 

image2.jpeg

Consejos para los padres de familia:

  • Anticipar los acontecimientos posteriores a la salida de clases, principalmente cuando exista un cambio en la rutina, tales como quién lo recogerá a la hora de salida, si utilizará el servicio de After School, si se irá en buseta y cuál será su destino.
  • Mostrar empatía con los niños, sin importar cuál sea la razón por la cual no desean asistir a la escuela. Pueden utilizar frases como “Entiendo que estés cansado y no querás ir a la escuela hoy, pero es tu responsabilidad ir, estoy seguro que vas a disfrutar una vez que estés ahí. Yo también tengo que ir al trabajo y nos vemos ahora en la tarde”.
  • Transmitir tranquilidad y seguridad a los hijos, ya que estos necesitan una figura de apoyo que les transmita la idea de que todo va a salir bien. Es importante que los padres se sientan genuinamente seguros de que sus hijos van a estar protegidos y felices en la institución, ya que los niños perciben las emociones de sus padres y actúan basándose en estas percepciones.
  • Ser buenos modelos a seguir para sus hijos, realizando actividades tales como prepararse para el trabajo con una actitud positiva y ser responsables y puntuales en la asistencia al mismo.
  • Mantenerse firmes ante el cumplimiento de las responsabilidades de los niños, que en este caso implican el asistir a la escuela.
  • Evitar la sobreprotección y desarrollar la independencia en ellos.
  • Observar su conducta en casa, los comentarios que realiza respecto a la escuela, sus períodos de sueño y alimentación, presencia de miedos o preocupaciones. 
  • Conversar con los docentes acerca de las conductas presentadas en la escuela, como su estado de ánimo durante el día, si come en los períodos determinados para tal fin, acerca de las relaciones con sus pares, entre otros. Esto facilitará no sólo la comprensión de la situación, sino también el apoyo de la docente en la escuela.

Estas situaciones suelen ser pasajeras pero si no se intervienen adecuadamente pueden generar situaciones significativas a largo plazo, por lo que es importante unificar criterios, mostrando prácticas consistentes, que los niños perciban como acuerdos entre la familia, la escuela y ellos.

 

María Pía Rivera Schmidt

Psicóloga de Preescolar