relaciones-sociales-vecinos-f-archivo.jpg

Las relaciones interpersonales en los grupos de pares

Las relaciones interpersonales en la adolescencia son sumamente necesarias para un crecimiento y desarrollo adecuado del adolescente. El adolescente logra una intimidad emocional con sus amigos, cosa importante para lograr la comunicación de emociones y expresividad. Asimismo, en la comunicación se dan consejos entre ellos para la solución de problemas que surjan durante esta etapa. Además el adolescente puede comprender que los demás también se sienten como él o tienen problemas similares, por lo tanto no está solo en este periodo confuso y difícil. Un adolescente que no se expresa y no comparte puede llegar a sentirse aislado en esta etapa y eso sería un factor de riesgo. Como padres de familia, deben de fomentar las relaciones sanas entre pares.

Por otro lado, los adolescentes necesitan interactuar con otros para reafirmar su autoestima, sus valores y la elaboración de su propia identidad. Por contraste o comparación cuando se da una interacción entre seres humanos, estos se cuestionan o reafirman sus intereses, acciones y pensamientos. Los adolescentes requieren de modelos en los que reflejarse e identificarse. Es frente a sus pares que los adolescente ponen a prueba su autonomía y lo que han ido logrando o decidiendo sobre si mismos (Krauskopf, 2014).

Se recomienda que los menores tengan grupos de socialización diversos, donde se compartan distintas actividades. Por esta razón es importante apoyar que el adolescente tenga varios grupos de amigos provenientes de actividades distintas. Las mujeres por ejemplo, podrían tener varios grupos algunos de estos podrían ser sus amigas de baile, las del colegio, las de futbol y las del barrio. Asimismo, los hombres pueden tener sus grupos específicos de amigos compartiendo diversos intereses (Krauskopf, 2014).

La forma en la que se interactúa con los pares incluye la capacidad o inteligencia emocional. Goleman (1995), explica la importancia de la inteligencia emocional en general y Howard Gardner la divide en dos interpersonal e intrapersonal, capacidad de interactuar con otros y manejar el mundo interno, respectivamente. Con respecto a este tema lo importante que plantean es que las personas tienen que aprender a relacionarse, respetando sus propios límites internos y sin dejar de ser fieles a si mismos. Esto es lo que se le debe enseñar a los adolescentes. Cómo pueden crear amistades donde siempre mantengan el respeto a si mismos. Si alguna amistad les pide que vayan en contra de sus valores o creencias cómo deben de afrontarlo, aprendiendo a decir que no y no tener miedo al no estar de acuerdo.

Esto incluye también, poder buscar relaciones interpersonales sanas, es decir amigos que les aporten cosas positivas en vez de perjudicarlos. Como Walter Riso menciona, es importante poder estar rodeado de relaciones que impulsen un crecimiento y que no sean toxicas. Si los adolescentes constantemente se involucran en relaciones toxicas, les va a afectar realizando conductas similares. Habría que abordar por qué se relacionan con personas que no comparten sus valores, podrían haber situaciones de no saber marcar límites, querer “fit-in”, no poder discernir entre buenos y malos amigos, entre otros. Estos temas deberían de conversarse entre padres e hijos (Riso, 2012).

Recordemos que los adolescentes son maleables y frágiles por la etapa como tal,  intentan “quedar bien” como forma de aceptación. Por esta razón es sumamente importante que logren encontrar amigos con quienes relacionarse pero además es aun más importante que busquen amigos que les ayuden a superarse como personas, compartiendo ciertos valores. Esto se puede lograr por medio de aprender a marcar los límites personales, regirse bajo el respeto y el aprender a decir que no.

Licda. Camila Zamora

Saint MarySchool

Bibliografía

Goleman, D. (1995). Emotional Intelligence. New York: Bantam Book.

Krauskopf, D. (2014). Adolescencia y educacion. San Jose , Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia.

Riso, W. (2012). Desapegarse sin anestesia . Bogota: Editorial Planeta Colombiana SA.