Padres e hijos en la elección de carrera universitaria

 
shutterstock_171259895.jpg
 

Elegir una carrera universitaria es una de las decisiones más importantes que cualquier joven debe tomar al ir culminando la secundaria, ya que es una elección que definirá su futuro profesional y en adelante marcará por completo su vida. 

Elegir a qué desea dedicarse el resto de su vida, puede convertirse en una decisión complicada, no solamente por el conocimiento vago o errado que tenga de las carreras, sino también por su inexperiencia en la comprensión del ambiente laboral o, por las expectativas fantasiosas que ha creado de su futuro.

El apoyo que como padres se brinde al colaborar en la introspección del joven, para determinar las cualidades, virtudes, dificultades e intereses de este,  puede ser fundamental en la elección vocacional y en este proceso de gran importancia. Su rol como factor protector y la comunicación adecuada son insumos relevantes, con los que los jóvenes pueden contar. 

Respetando la independencia y libertad que cada joven requieren en la elección de su futuro; es importante concientizarlo, sobre los pros y los contras de las opciones vocacionales que esté considerando, para que pueda contemplar objetivamente las consecuencias que tendrá en su desarrollo integral la decisión que tome.

La elección vocacional es un proceso satisfactorio, siempre y cuando el joven tenga claro que su futuro profesional depende de la seriedad con la que tome este paso. Ante la interrogante ¿Cómo acompañarle de la mejor manera?, algunas recomendaciones relevantesse desarrollan a continuación: 

  • Sondear sus anhelos, sus expectativas del futuro, para converger en un mismo fin,  buscando que esté feliz y seguro de sí mismo.

 

  • Tener una comunicación constante sobre este y otros temas. Esto ayudará a que el joven se sienta con la confianza de valorar los puntos de vista de sus padres.

 

  • Tener claras sus habilidades, competencias y dificultades. No ilusionarle en vano,  pero tampoco subestimar sus capacidades.

 

  • Apoyarle en la búsqueda de información de distintas carreras y centros de enseñanza

 

  • Conversar sobre la realidad financiera, estimando sus opciones reales sin anular su ambición ni crear falsas expectativas.

 

  • Empoderarlo en la toma de decisiones y la autonomía para la concreción paulatina de algunas tareas en este proceso. 

 

  • Apoyarlo en la decisión que tome sin presionarle y acompañarlo durante todo el proceso de ingreso y desarrollo de la carrera.

 

Más allá de los puntos citados, es importante saber que si las dudas persisten en los jóvenes, acerca de lo que verdaderamente desean para su futuro; existen profesionales que pueden brindarle acompañamiento en la toma de su decisión así como brindar pasos a los padres que puedan poner en práctica para ayudarlos en la elección final, ya que no se recomienda que esta sea, una elección precipitada.

La decisión de entrar a la universidad no debe tomarse a la ligera. En caso de no tener seguridad total, es mejor analizar con paciencia, valorar opciones temporales como asistir a charlas de orientación vocacional, realizar test en supervisión de profesionales en el área, conversar con profesionales afines, realizar un intercambio internacional, viajar, colocarse en un trabajo temporal, entre otras.  La revisión cuidadosa de las opciones de carrera, permitirá que, en familia, estén conformes y felices con la decisión que elijan.