De primaria a secundaria:

¿Cómo brindarle a mi hijo un acompañamiento adecuado?

 Es importante ser agentes de apoyo durante este proceso

Es importante ser agentes de apoyo durante este proceso

 
 

El paso por las distintas etapas de vida sin duda genera ansiedad tanto en padres como hijos. 

En esta nueva etapa, además de la transición de primaria a secundaria, vienen otra serie de cambios que generan gran expectativa. Todo se convierte en una novedad, los compañeros, los profesores, las aulas y sin duda, el incremento en las responsabilidades y en la independencia, así como el inicio de la adolescencia.

 

Este proceso viene acompañado de cuatro etapas que permiten abordarlo de manera positiva. Primeramente, se presenta la pre-transición, en la que se presentan las acciones que se realizarán previas al cambio. La segunda etapa se conoce como el cambio, donde se inicia el desarrollo de las acciones en el momento justo del cambio. En tercer lugar se vivencia el asentamiento, que son los pasos que se llevan a cabo luego del cambio, las cuales favorecen el inicio de la adaptación; que representa la cuarta etapa, donde se cierra el proceso de transición.

 

A continuación se explican las acciones a desarrollar durante las fases del proceso de transición:

 

Fase de pre-transición: En esta la institución tiene un papel de gran importancia, donde se destaca el rol de las docentes de sexto grado.

·       Estar pendientes, a través de conversaciones o discusiones del tema,  de las inquietudes que presentan los alumnos sobre el tema en este importante cambio de etapa.

·       Hablarles siempre de manera sincera y realista sobre los cambios.

·       Coordinar la participación de los estudiantes en actividades de secundaria para que poco a poco se sientan parte de esta nueva población.

·       Brindar a los padres la información necesaria para que puedan dar el acompañamiento necesario a los estudiantes.

 

Al iniciar con el cambio y la fase de asentamiento, es importante:

·       Brindar toda la información necesaria a la institución, de manera que las necesidades educativas de los estudiantes se puedan ver cubiertas adecuadamente.

·       Brindarles seguridad en cuanto al momento de cambio que viven y motivarles constantemente y habilitar espacios de comunicación.

·       Mostrarle interés por las nuevas experiencias y amigos que va adquiriendo.

·       Dar una mayor libertad y confianza pero sin dejar de estar atentos e involucrados en sus actividades.

 

Al cerrar el proceso e iniciar con la adaptación, es recomendable:

·       Mantener los espacios de atención que el joven requiera, tanto en la institución como en casa.

·       Mantener una constante comunicación con la institución y con el estudiante.

·       Comprender que su etapa del desarrollo ha cambiado y experimentar juntos esta nueva etapa de adolescencia.

 

Es importante ser agentes de apoyo durante este proceso, que si bien es cierto, representa un sin número de cambios tanto para los niños como para la familia, los ayuda a vivir una etapa de gran importancia, en la que tendrá lugar la formación de gran parte de  lo que será su personalidad en la vida adulta.

 

Licda. Johanna Muñoz Mora

Psicóloga de secundaria