ARTÍCULOS

8 Pautas de Alimentación que favorecen el Desarrollo del Lenguaje

 

Existe una gran incidencia entre las diferentes texturas de los alimentos y el desarrollo del hablaenlos niños.  Generalmente, los casos consultados por dificultades articulatorias tienen en común,  la introducción tardía de alimentos sólidos en la dieta, la preferencia por alguna determinada textura o la poca variedad de estas en la dieta de los niños. 

La boca está provista demúsculos que permiten el movimiento a los órganos del lenguaje: lengua, labios y mandíbula.  La tonificación muscular se va logrando conforme se van introduciendo diferentes tipos de alimentos con texturas que van de líquidos, semilíquidos, semisólidos y sólidos. 

Las siguientes sugerencias le ayudarán en elproceso de la estimulación muscular oral: 

 

 

1.  Cuando el niño nace succiona como un acto reflejo, es un movimiento involuntario. 

Conforme va madurando este movimiento pasa a ser voluntario, cuando al acercarleun objeto a la boca ya no lo chupa, sino que realiza otros movimientos. En este momento se introduce la cuchara,  la cual debe ser plana de tal forma que los labios limpien totalmente el alimento. Esta posición labial hace que la musculatura oral adquiera la fuerzay coordinación para la correcta articulación del fonema /m/. 

Evite limpiar con la cuchara los excesos de comida que queden alrededor de la boda del niño, anímelo y motívelo a sacar la lengua, moviéndola de un lado a   otropara limpiar el alimento. 

 

 

2.  A los6meses ya se   tiene la capacidad para masticar, enséñelecon algunos granos los cuales se introducen dentro de las sopaso purés.  Deje a un lado la licuadora y el colador;  triture los alimentos con un tenedor dejando algunos grumos.

 

 

3.  Entre los 8 y los 12 meses experimente con vegetales cocidoscomo la zanahoria, la papa, la remolacha, el apio y el plátano entre otros. 

Las frutas picadas en cuadritos pequeños como la papaya, el mango y el banano; son excelentestexturas para entrenar la masticación y deglución. Cuando ya ha aprendido a masticar se recomiendan los alimentos sólidos en "tiras o palitos" y no en cubitos con el fin de estimularlo a cortarlos con los dientes tonificando así la mandíbula.  

 

 

4.  A los 12 meses de edad se debe eliminar el biberón para dar paso al vaso variando la forma en que el niño debe colocar la lengua y los labios. 

Su uso prolongado produce alteracionesen los dientes y encías que afectarán la articulación correcta de las palabras.  A esta edad se puede proporcionar la misma dieta del adulto.

 

5.  Enséñelea masticar con la boca cerrada y sin sacar la lengua.  Si el niño no ejercita la lengua moviendo el alimento dentro de la boca y las mandíbulas para triturar,  le será difícil producir los sonidos /l/ y /r/. 

 

 

6.  Algunos niños que no han tenido el proceso adecuado "escupen la comida"  o sienten náuseas cuando experimentan con alimentossólidos. 

En este caso se debe descartar si se trata de un niño que presenta una dificultad sensorial generalizaday rechaza cualquier alimento sólido; pero si se trata de un niño selectivo que no rechaza la comida chatarra o las golosinas, se debe insistir en la alimentación y no patrocinar "esos caprichos".

 

 

7. Preséntele diferentes texturas y coloresen el plato de comida para evitar que desarrolle preferencias por alguna en particular.

 

 

8.  Al presentarse ausencia de masticación, masticacióncon la boca abierta,  babeo, acumulación el alimento en el interior de las mejillasdespués de tragar, o dificultades no dude en consultar al terapista de lenguaje.

Con ayuda de diferentes ejercicios ylos alimentosse pueden adquirir los correctos patrones de deglución y articulación.

 

Licda. Marianela Romero
Terapeuta de Lenguaje saint mary school