10 Beneficios del Ejercicio Físico en el Aprendizaje

 
 El ejercicio físico estimula el desarrollo motor, la coordinación y control del cuerpo.

El ejercicio físico estimula el desarrollo motor, la coordinación y control del cuerpo.

 

Actualmente, los niños, niñas y jóvenes están cada vez más sumidos en los videojuegos, celulares y demás aparatos tecnológicos.

Esto conlleva a estilos de vida sedentaria que afectan la salud y proceso de aprendizaje de ellos y ellas. Son conocidas todas las ventajas a nivel físico que ofrece hacer ejercicio; no obstante, en ocasiones ignoramos los amplios beneficios que esta actividad brinda para el proceso de aprendizaje académico de nuestros hijos e hijas.

El ejercicio físico bien orientado:

1.       Mejora el estado físico y la salud. Por ejemplo aumenta el crecimiento, mejora la postura y el tono muscular. Por otro lado produce sustancias en el cerebro que incrementan el estado de ánimo.

2.       Estimula el desarrollo motor, la coordinación y control del cuerpo. Estas habilidades benefician el proceso académico al facilitar el sentarse correctamente en el pupitre y copiar mejor.

3.       Incrementa la calidad del sueño y la salud psíquica. ¡Un cerebro ejercitado y descansado aprende mejor!

4.       Fortalece las habilidades sociales y emocionales.  Por ejemplo: beneficia la comunicación, la resolución de conflictos y ayuda a superar la timidez.

5.       Refuerza el control de impulsos y la tolerancia a la frustración. Permite aprender a relacionarse con compañeros y oponentes, además de comprender que el aceptar la victoria y la derrota son importantes lecciones de vida.

6.       Aumenta la memoria de trabajo y los procesos de atención-concentración.

7.       Potencia la creación e interiorización de hábitos.

8.       Enseña los valores de la responsabilidad, el compromiso y la colaboración. Los chicos y chicas que adquieren una rutina de ejercicio y se apasionan por la actividad que desarrollan aprenden a organizar mejor su tiempo para cumplir con sus responsabilidades escolares y de casa.

9.       Incita la higiene y el cuidado personal. Un joven que ha sido expuesto desde tempranas edades a la actividad física es propenso a desarrollar mejores hábitos alimenticios y a disminuir conductas de riesgo, como el consumo de drogas.

10.   Estimula la imaginación, creatividad y toma de decisiones. Al practicar un deporte u otra actividad física los chicos tienen que aprender a resolver rápida y acertadamente situaciones del juego que se presentan constantemente.

En el proceso de búsqueda de una actividad física beneficiosa para nuestros hijos es importante tomar en cuenta varios aspectos. Los deportes de grupo como el basquetbol, béisbol, fútbol y voleibol, pueden ser más desafiantes al implicar interacción con otros miembros de equipo y las indicaciones del entrenador se pueden dispersar al dirigirse a varios integrantes. Sin embargo, son una buena oportunidad para que el niño participe con otros chicos de su edad, aprenda hábitos positivos de comportamiento, mejore en el seguimiento de instrucciones y socialice mejor. Además, al ser deportes de mayor despliegue físico ayudan a canalizar altos niveles energía.

Las actividades más individualizadas, como el baile, las artes marciales, el teatro, la natación o el atletismo generalmente son ventajosas pues se caracterizan por tener órdenes más directas y mayor contacto con el profesor o entrenador que puede funcionar como modelo de comportamiento. Igualmente, resultan un buen primer paso para chicos con mayor timidez o dificultades para relacionarse con muchos chicos.

Es primordial tomar en cuenta las características e intereses de cada niño, niña o jóvenes a la hora de escoger la actividad física a realizar. No debemos forzarles a realizar deportes en los que ellos no se sientan cómodos. Su autoestima se verá fortalecida en aquellos que sean capaces de realizar con mayor éxito. Recuerde siempre acompañarles, apoyarles y celebrar los pequeños logros para aumentar la confianza y alimentar así el éxito en diferentes áreas de su vida.

 

Por: Francis Valverde

Educación Especial

Saint MarySchool